El Estado no tiene porqué ser aburrido ¡conoce a gov.co!

¿Sabes que es GOV.CO?

¿Sabes que es GOV.CO? Conócelo aquí


Sostenibilidad Ambiental


Comunidad nasa lidera proyecto de reforestación con recursos de regalías

Jambaló - Cauca. Anclada en la cordillera Central, coloreada de diferentes tonalidades de verde y con un aire que se siente diferente al que hay en la ciudad, se encuentra la vereda El Epiro a 60 minutos del casco urbano de Jambaló (Cauca).

Allí vive Fabio Enrique Chávez, serio y humilde en su expresión, rodeado de los hombres de su comunidad, nos recibe en su vereda, mientras que las mujeres se agrupan con los más pequeños cerca de ellas, para tejer bolsos con cabuya. La venta de las artesanías hechas con este producto natural es la principal actividad económica de los habitantes de la vereda.

De acuerdo con información proporcionada por la alcaldía, la población del municipio en cerca de un 92 por ciento pertenece a la comunidad nasa, en tanto que el porcentaje restante se divide entre guambianos y afrocolombianos, porque no hay campesinos.

“El proyecto surge porque se produjo una quema del bosque ubicado en parte alta de la montaña, por lo que pedimos apoyo al municipio para restaurar la zona afectada. La comunidad se sintió motivada y por ello trabajamos en conjunto. Esperamos que esto sea un ejemplo para las otras zonas y los otros resguardos”, comenta Fabio.

En ese contexto se formuló y ejecutó en 2017 la iniciativa de conservación de la subcuenca hídrica del río Jambaló a través de la restauración con especies forestales nativas de 35 hectáreas en dos predios de propiedad colectiva. La ejecución se hizo con recursos de regalías por $406 millones y una cofinanciación de $40 millones de la Fundación AUSFER.

Debido a las difíciles condiciones de distancia y acceso, la comunidad organizó mingas de trabajo para disponer el traslado de materiales e insumos. Una tarea nada fácil si se tiene en cuenta que la parcela más cercana está ubicada a 40 minutos y la más lejana a casi tres horas, situadas entre los 2.400 y 2.500 metros sobre el nivel del mar.

Ocho meses tardó la comunidad para reforestar dos lotes de 30 y 5 hectáreas, respectivamente. En total se sembraron 37.000 plantas de especies como Galvis, aliso, nasadero, cedro, cafeto, tabaco, cucharo, tiñedero y roble y cojabo. Con esta última planta años los nasa hacían jabón hace muchos.

Se implementaron parcelas o lotes demostrativos como estrategia para el seguimiento y progreso de las áreas restauradas a los que se hizo seguimiento durante 18 meses. Labor que cumplió de sol a sombra Griseldina Guejia de 32 años y quien acababa de parir al menor de sus cuatro hijos. Se lo amarraba a su espalda y así comenzaba a ascender a la montaña.

“Nosotros sembramos los árboles; cuando terminamos, nos tocó cuidarlos en las parcelas, duramos un año. Si se secaban los arbolitos, nos tocaba llevar agua en el caballo hacia la montaña. Así anduvimos un año. Yo era con un niño en la espalda, tocaba ir así, todo lo cumplimos, el trabajo nos salió bien”, recuerda Giseldina con un poco de timidez.

Acompañando todo este proceso estuvo también otra mujer, Flor Ilva Trochez, la primera mujer indígena alcaldesa de Jambaló, quien refiere: “Contamos con un Plan Ambiental Agropecuario Municipal a 2032, por eso necesitamos fortalecer las fuentes hídricas, conservar nuestros recursos, para seguir con proyectos como los acueductos veredales y el fortalecimiento de las cadenas productivas”.

De acuerdo con la información de dicho Plan, en el municipio se identificaron cerca de 1.700 nacimientos, razones aún más fuertes para la apuesta de la vereda El Epiro. “Si nosotros no conservamos, no protegemos ni fortalecemos nuestros recursos, muy pronto la guerra será por agua. Con este proyecto le apostamos a brindar autonomía alimentaria y a proteger la fauna y la flora” concluye la alcaldesa.

Y es que el trabajo de la comunidad de El Epiro es reconocido y aplaudido por sus vecinos, como Rubén Darío Quiguana, un joven estudiante de la escuela Kwesx Piya Yat —lengua nasa—, de la vereda El Tablón Guayupe, mientras lidera a un pequeño equipo de estudiantes del colegio de El Epiro para pintar un mural en el que destacan los recursos naturales de su entorno.

“La vereda El Epiro es una de las más ricas en recursos hídricos; por eso, los niños a través de este mural representan desde su conocimiento, toda la naturaleza de la que viven rodeados. “Me parece muy bueno el proyecto de El Epiro, no queremos ver de aquí a uno años, los recursos naturales talados, a niños sufriendo en un futuro por falta de agua”, finaliza este joven.

Multimedia

Video

Comunicado

Comunidad nasa lidera proyecto de reforestación con recursos de regalías

Imágenes