El Estado no tiene porqué ser aburrido ¡conoce a gov.co!

¿Sabes que es GOV.CO?

¿Sabes que es GOV.CO? Conócelo aquí


Participación ciudadana


“Pensaba que me iba a morir antes de ver mi barrio pavimentado”

Barrancabermeja, Santander. Don Víctor Cuellar es un habitante del barrio La Granja, de la localidad Sexta de Barrancabermeja, Santander. Su vida y la de sus vecinos ha cambiado por completo gracias a sus esfuerzos como comunidad y a los recursos provenientes de regalías.

Durante más de 23 años, los habitantes de 49 barrios de siete localidades de la capital petrolera del país, como don Víctor, vivían las penurias de no tener en sus barrios las calles pavimentadas, lo cual generaba caos en los días de fuertes lluvias, ya que el barro y el agua invadían sus casas y traían consigo tristeza y amarguras.

No solo los adultos vivían innumerables penurias por esta situación, los niños de la zona también sufrían las consecuencias: no podían jugar el clásico partido de banquitas en el que apostaban la gaseosa ni podían montar bicicleta de manera segura y apostar carreras, ya que las calles eran un río de piedras y barro que siempre los lastimaban.

Y ni hablar de movilizarse para ir al trabajo o hacer una diligencia en algún sitio de la ciudad: eran pocos los medios de transporte disponibles en estos barrios porque, literalmente, no había vías de acceso, sino trochas.

Todo este calvario hizo despertar a los habitantes de estos sectores. Decidieron ponerle fin a esta situación uniendo fuerzas, organizándose, asesorándose y recogiendo fondos para cumplir el sueño de pavimentar en concreto todas las calles de sus barrios.

Este proyecto comenzó con la solicitud de los habitantes a la Oficina de Autopavimentación de la Secretaría de Infraestructura de Bucaramanga, encargada de verificar el cumplimiento de todos los requisitos y de constatar que existiera acueducto y alcantarillado, para iniciar las obras con recursos de regalías y un aporte significativo por parte de las comunidades de los 49 barrios beneficiados.

El aporte de la comunidad ascendió a $2.224 millones y don Víctor nos cuenta cómo lograron recaudar este dinero: “Yo pensaba que me iba morir antes de ver las calles de mi barrio pavimentadas. Gracias a Dios esto ya no va a pasar. Ya tenemos nuestras calles bonitas y bien arregladas y todo gracias al trabajo en conjunto de los vecinos y a los recursos de regalías”, explica.

Y agrega: “Es bonito recordar, cada uno de nosotros se comprometió a hacer un aporte de $200.000 y elegir veedores para lograr esta obra. Acá somos personas humildes, nos tocó hacer un esfuerzo muy grande para cumplir con nuestra cuota, hacíamos bazares, bingos, rifas, vendíamos sancocho, tamales y, mire, lo logramos; ahora esto es una realidad”.

Otra de las beneficiadas es la señora Georgina Baldovino, quien afirma que desde que pavimentaron las calles los habitantes han invertido en el mejoramiento de sus casas, dando así un toque más estético y elegante a los barrios.

“Es bonito ver que algunas casas, que antes eran de madera y bahareque, ahora se están transformando en casas más seguras de ladrillo y cemento. Nosotros estamos contentos, nos animamos a mejorar nuestro entorno desde que pusieron el primer bloque de concreto para pavimentar”, explica.

Otros de los beneficios que lograron los habitantes de estas comunas con este proyecto es la valorización de sus viviendas, la creación de nuevas rutas de transporte y el mejoramiento de la recreación, ya que por fin los adultos pueden sacar sus mecedoras y tomar el fresco de los atardeceres, mientras que los niños ya pueden jugar su partido de banquitas y montar bicicleta porque ya hay lindas calles para disfrutar su niñez.

Por su parte, Orlando Gómez Rangel, técnico operativo de la Secretaría de Infraestructura de este municipio, expone: “El costo total de este proyecto fue de $22.873 millones, el Sistema General de Regalías contribuyó con más de $20.000 millones, mientras el aporte de la comunidad fue de $2.224 millones; se beneficiaron 19.880 familias y se pavimentaron 12,25 kilómetros”.

Por último, la Secretaría de Infraestructura de Barrancabermeja destacó que este proyecto fomentó la cultura ciudadana y bajó los índices de delincuencia, al tiempo que fortaleció las veedurías ciudadanas y se convirtió en ejemplo nacional de integración ciudadana.

Multimedia

Video

Comunicado

“Pensaba que me iba a morir antes de ver mi barrio pavimentado”

Imágenes