El Estado no tiene porqué ser aburrido ¡conoce a gov.co!

¿Sabes que es GOV.CO?

¿Sabes que es GOV.CO? Conócelo aquí


Equidad


Catatumbo renace con la llegada de la energía eléctrica

Catatumbo es una extensa región de Norte de Santander que ha sufrido la violencia por parte de grupos armados. A raíz de este problema, esta zona ha estado marginada por varios años y, por ello, no ha podido desarrollarse de forma eficiente en temas de infraestructura, economía y educación.

Un claro ejemplo de esta problemática es el acceso limitado que tenían sus habitantes al suministro de energía eléctrica, debido a la falta de equipos eficientes y suficientes, por el difícil acceso al ser zona roja.

Esta situación hizo que el departamento —en conjunto con Centrales Eléctricas del Norte de Santander (CENS EPM), el Ministerio de Minas y Energía, Ecopetrol y la Fundación para el Desarrollo del Catatumbo (Fundescat)— ejecutara con recursos de regalías el programa Electrificación Rural Zona del Catatumbo y provincia de Ocaña fase III, proyecto que abasteció de energía a los 14 municipios que conforman esta región y el cual benefició a 25.489 habitantes.

El programa consistió en la interconexión eléctrica de los sectores rurales de los municipios de Ábrego, Aguachica, Cáchira, Convención, El Carmen, El Tarra, Hacarí, La Esperanza, La Playa, Ocaña, Río de Oro, San Calixto, Teorama, Tibú y Villa Caro, por medio de redes en el nivel de tensión 1 y 2, usando como estructuras de apoyo postes de concreto y fibra de vidrio, transformadores de distribución aérea y redes internas.

Anteriormente, los pobladores tenían altos costos dentro de su canasta básica, ya que designaban parte de sus ingresos para la compra de velas, mechones, gasolina, queroseno, ACPM, petróleo, baterías y demás elementos que les permitieran generar energía para iluminar sus espacios, lo cual deterioraba su calidad de vida.

El proyecto generó un impacto positivo en los estudiantes de los colegios de las veredas, ya que han incrementado su nivel académico al tener espacios iluminados que les permiten repasar o hacer sus tareas en la noche. La profesora Clementina Rubiano afirma: “los niños tienen más tiempo para realizar sus tareas y leer en las instalaciones de la biblioteca de los centros educativos hasta el atardecer. Las instituciones educativas de la zona cuentan con ventiladores en las aulas, sala de computadores, restaurantes escolares dotados con sanduchera, nevera y licuadora, cosas que anteriormente eran un sueño”.

Así mismo, los campesinos de la zona han disminuido sus tiempos en las labores agrícolas, por la inclusión de herramientas que funcionan con energía eléctrica, logrando incrementar su productividad y despertando el interés en crear cooperativas que les permitan organizarse mejor para promocionar sus productos.

Adicional a esto, hubo reducción de la desigualdad social del territorio. Se pasó de una cobertura de energización rural del 0 % al 51 %, contribuyendo a disminuir los índices de violencia en esta zona.

Este programa tuvo una inversión de $52.000 millones, de los cuales el Sistema General de Regalías contribuyó con $15.000 millones.

Ahora, con este suministro de energía, el Catatumbo impulsará su sector agrícola, lo que le permitirá generar nuevas dinámicas económicas y sociales, contribuir a la reconstrucción del tejido social resquebrajado por el conflicto, potencializando sus ventajas comparativas como región productiva del país.

Multimedia

Video

Comunicado

Catatumbo renace con la llegada de la energía eléctrica

Imágenes